Lincharon a un obrero cerca de su residencia

Wall Street

Según familiares de Darwin Marín (26), resultó muerto a unos 80 metros de su casa, cuando fue interceptado por varios delincuentes. Recibió una golpiza, le despojaron del dinero que tenía y finalmente le echaron combustible en la parte baja de su cuerpo, y lo convirtieron en una tea humana. El suceso se registró a eso de las 7:00 de la noche en la vía pública del barrio Simón Bolívar, parte alta de la parroquia La Vega, al Sur del municipio Libertador.

Sucesos-1

Deudos señalaron que Darwin había ido a visitar a su padrastro y cuando regresaba fue interceptado por ocho sujetos. Al escuchar los gritos de dolor y demandando auxilio, los familiares salieron de la casa y presenciaron el horrible linchamiento. No se atrevieron a auxiliarlo, por cuanto los 8 homicidas estaban armados.

Cuando los sujetos se marcharon, familiares corrieron a socorrerlo. Algunas de sus hermanastras utilizaron las palmas de las manos para extinguir la candela. Las jóvenes lo lograron, pero quedaron con las manos quemadas y el hombre estaba muerto.

La víctima era albañil por su cuenta, pero cuando no tenía contrato, se ofrecía para desmalezar el monte, cargar botellones de agua, cilindros de gas o cualquier otra actividad que le exigieran sus vecinos.

Según allegados, meses atrás la zona era peligrosa, por los frecuentes tiroteos entre delincuentes del sector y de otros barrios. Algunos resultaron muertos por acción delictiva o en presuntos enfrentamientos cono funcionarios policiales. Otros fueron detenidos por cuerpos policiales.

Los familiares de Marín no se explican el porqué lo mataron.

En fuentes policiales no descartaban ninguna hipótesis, entre las que figura un ajuste o una venganza por que Darwin cometió algún delito o que tenía relación con azotes de barrio. La víctima deja 4 hijos, con edades entre 14 años de edad y 3 años. Era el segundo de tres hermanos.

AJUSTICIAMIENTO

Allegados a Jesús Alberto García (21) estaban indignados en la medicatura forense de Bello Monte, porque aseguran que el joven fue ajusticiado dentro de la vivienda y no hubo enfrentamiento armado como divulgó el Cicpc.

Indicaron que el pasado miércoles, a eso de las 4:00 de la madrugada, una comisión del organismo detectivesco reventó la puerta principal de la endeble vivienda, ubicada en la calle 17 de Diciembre, parte alta de la Cota 905, al sureste del municipio Libertador.

A las mujeres, en paños menores, las obligaron a salir de la casa, igual que a los niños de entre 3 y 1 año de edad. En la residencia se quedó Jesús Alberto, sometido por algunos de los policías.

Al parecer, en la habitación lo obligaron ponerse de rodilla y le efectuaron disparos. Luego se lo llevaron para un centro asistencial.

Aseguraron los deudos, que los policías se apoderaron de dinero en efectivo que iba a ser utilizado por la familia para comprar alimentos. La víctima no usaba arma de fuego y en la casa no haba pistola, revólver o escopeta.

“Nosotros llevaremos este caso al Ministerio público, porque estos casos se repiten en los barrio y no hay justicia” reveló una prima de la víctima, que por temor exigió mantener su nombre en reserva.

EFRÉN PÉREZ HERNÁNDEZ | el siglo-Caracas
Foto | JOE HEREDIA