Datos que quizás no sabías sobre el Día de la Independencia

Wall Street

La historia de Venezuela quedó marcada por dos grandes acontecimientos que hoy conmemoramos, el nacimiento del Libertador Simón Bolívar el 24 de julio de 1783 y la Batalla Naval del Lago en la misma fecha pero del año 1823.

independencia

Hace 232 años nació el Libertador

El 24 de julio de 1783, Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios y Blanco nació en Caracas, Venezuela. Sus padres fueron el Coronel Juan Vicente Bolívar y Ponte y Doña María de la Concepción Palacios y Blanco.

Bolívar perdió a sus padres a temprana edad, quedando a cargo de su tío Carlos Palacios y su esclava y nodriza, la Negra Hipólita.

Durante su juventud, contó con grandes educadores como Simón Rodríguez, el Fray Jesús Nazareno Zidardia, el presbítero José Antonio Negrete, Guillermo Pelgrón, Andrés Bello y el Fray Francisco de Andújar.

A los 15 años, viajó a Madrid para continuar sus estudios y durante su permanencia, conoció a María Teresa Rodríguez del Toro y Alayza, quien se convertiría en su esposa en 1802. María Teresa fallece en enero de 1803, al contraer fiebre amarilla.

En 1804, regresa a Europa y profundiza en sus pensamientos independentistas luego de conocer a figuras vinculadas con la Revolución Francesa. En 1805, Bolívar viaja a Italia junto a su amigo y mentor Simón Rodríguez y durante su estadía en Roma, pronunciaría el conocido Juramento del Monte Sacro, en el cual decreta: “Juro delante de usted; juro por el Dios de mis padres; juro por ellos; juro por mi honor, y juro por la patria, que no daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español”.

En 1806, Bolívar regresa a Venezuela con la firme intención de lograr la independencia del imperio español y formar una gran confederación que uniera a todas las antiguas colonias españolas de América, para enfrentar el poderío de otras potencias imperialistas como Estados Unidos. Participó activamente en los movimientos independentistas iniciados por Miranda en 1810, aunque posteriormente tuvo que exiliarse a Cartagena de Indias en 1812, desde donde escribió el “Manifiesto de Cartagena. Memoria dirigida a los ciudadanos de la Nueva Granada por un caraqueño”. Con esta carta reavivaría los aires independentistas y luego de reunir un pequeño ejército, ingresa a Venezuela a través del estado Táchira en la conocida Campaña Admirable, de 1813.

Fue nombrado Capitán General de los Ejércitos de Venezuela y recibió oficialmente el título de Libertador. En 1814, se ve obligado a exiliarse en Jamaica tras el resurgimiento de las fuerzas realistas en Venezuela. Desde allí, escribiría la “Carta de Jamaica” donde afianzaba su ideal de unión y hermandad entre los pueblos americanos. Finalmente volvería a Venezuela en 1816, y luego de distintas luchas por organizar al país, el 15 de febrero de 1819 establece el Congreso de Angostura y el primer proyecto de Constitución. Asimismo, Bolívar participó en la independencia de la Nueva Granada (Colombia) en 1819, Ecuador en 1822, Perú en 1824 y Bolivia en 1825.

Bolívar se traslada a Bogotá en 1830, para instalar el Congreso Constituyente a pesar de encontrarse enfermo. Pero la fuerte oposición a sus ideales y la repentina muerte de su amigo y compañero de armas, el Gran Mariscal Antonio José de Sucre, le obligan a renunciar a la Presidencia de la Nueva Granada y se traslada a Santa Marta, donde fallece el 17 de diciembre de 1830.

La Batalla Naval del Lago de Maracaibo, selló nuestra Independencia

El amanecer del 24 de julio de 1823 trajo buen viento para la Independencia de Venezuela. Ese día, las fuerzas de la Armada Republicana, capitaneadas por el Almirante José Prudencia Padilla, se ven cara a cara con la historia, con la gloria y con la libertad.

Sobre las aguas del lago de Maracaibo se escenifica la batalla naval entre los patriotas y las fuerzas realistas, lo que constituye un acontecimiento de trascendental relevancia para la consolidación de la independencia.

22 embarcaciones con un arsenal de 85 cañones y una escuadra de combate de 1.312 hombres conforman las fuerzas independentistas que desde las 3:45 de la tarde de aquel día, y por un lapso de dos horas, se enfrenta a la armada española, comandada por el capitán de navío Ángel Laborde y Navarro, a cuyo mando están 1.650 hombres en 32 embarcaciones y armados con 67 cañones.

El fuego es iniciado por los realistas, pero la rápida acción de los patriotas, y la acertada estrategia planificada por el Almirante Padilla, dan al traste con el ataque del enemigo y logran hacerse de los buques españoles mediante el abordaje de estos. El triunfo es de los patriotas.

La victoria republicana marca un hecho contundente en las aspiraciones independentistas venezolanas. Desde ese momento, los españoles comienzan un proceso de negociación que concluye con la entrega de la plaza de Maracaibo, el Castillo de San Carlos, el de San Felipe en Puerto Cabello y posteriormente, el 5 de agosto de ese mismo año, el imperio español abandona definitivamente el territorio venezolano.

La batalla naval del lago de Maracaibo representa el sello final para la independencia, ya que se logra derrotar el último reducto del imperio español y como consecuencia se logra que los realistas dejen de pisar para siempre el suelo patrio.

Fecha: Noticia al Día