Disidencia chavista pone ojo a la transición

En los últimos tiempos hemos visto a varios generales que estuvieron en los golpes de estado del 4 de febrero y 27 de noviembre de 1992 que dirigió el comandante intergaláctico y que luego desde los cuarteles en posiciones de mando siguieron apoyando todas las medidas tomadas por el máximo jefe de la revolución contra el pueblo venezolano y a varios exministros del gabinete bolivariano que ahora se presentan con la cara lavado criticando al régimen de Nicolás de ser lo peor, como tratando de hacer ver que ellos están libres de culpa de lo que ha ocurrido en estos 18 años de tragedia.

Personajes como el general Miguel Rodríguez Torres quien siendo capitán el 4 de febrero de 1992 era el encargado de tomar a sangre y fuego la residencia presidencial La Casona, donde estaba la familia presidencial de Carlos Andrés Pérez, solo que no se percató que Doña Blanca de Pérez con los pocos soldados encargados de la custodia pero con mucha fortaleza para defender a su familia y a la democracia venezolana, le haría resistencia hasta hacerlo retroceder en sus ambiciones hasta que llegaron los fuerzas leales para terminar de someterlos y hacerlos preso.

Luego este mismo personaje que ahora pasea por Venezuela y se exhibe en los medios de comunicación social hablando paja del régimen de Maduro, es el mismo pero ya no de capitán, sino de general ejerciendo la jefatura de la DISIP en el gobierno del comandante intergaláctico, aparece involucrado en grabaciones relacionadas el cargamento de los 800 mil dólares que viajaron de Venezuela hasta Argentina en un maletín de mano de Antoni Wilsón en un avión de PDVSA para financiar la campaña electoral de Cristina Fernández en 2012 por instrucciones del intergaláctico.

Posteriormente este mismo general, siendo ministro de relaciones interiores y justicia, en 2014 desató una represión violenta contra las manifestaciones estudiantiles que protestaban contra la inseguridad, alto costo de la vida, desempleo y la escasez que ya empezaba a asomar las narices en los anaqueles de abastos y supermercados. Pero no conforme con eso, este mismo general Rodríguez Torres, allanó los campamentos donde estaban algunos estudiantes de manera pacífica, y no solo se los llevó preso, sino que les sembró drogas para desprestigiarlos en la lucha y hacerlos aparecer como consumidores.

También hemos visto la momia dominicana pero de origen italiano nacido en San Francisco de Macorís, posiblemente en mala hora para Venezuela llegó en 1942 como refugiado político de dos años de edad en brazos de su madre huyendo de la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo, y que la generosa Venezuela le abrió las puertas sin preguntarle nada a su señora madre. Luego este individuo mientras crecía de edad no solo le permitieron estudiar y graduarse de ingeniero en nuestro país, sino que también trabajó como profesor en la Universidad Central de Venezuela desde donde salió como ministro del gabinete del comandante intergaláctico donde hizo desastre la economía.

Este mismo personaje, a quien muchos de sus allegados le dicen el monje por su apariencia física, fue quien le dijo perversamente al general Guaicaipuro Lameda quien ç también formaba parte del gabinete del comandante intergaláctico, que a los pobres había que mantenerlos pobres porque de esa forma la revolución mantenía el discurso para seguir explotando sus esperanzas de superación. Claramente el monje dijo que a los pobres había que mantenerlos pobres. Igualmente es el mismo que hablaba del gran submarino que respaldaba el Plan económico del comandante intergaláctico pero que terminó hundiendol la economía venezolana.

Hay otros individuos como estos que forman parte del mismo clan, pero por razones de espacios nos referimos a ellos en próximas columnas porque todos tienen su cuota de responsabilidad en la crisis que vivimos. Pues, este grupo que durante 16 años chupo y exprimió la teta de la vaca que ya está flaca, ahora con sus discursos disidentes quieren posesionarse para ver como hacen con la ayuda de militares activos como Vladimir Padrino López le echan el guante a la transición, no solo para salvarse de la pena que deben pagar por los delitos cometidos sino para seguir chupando de la teta.

Pues no carajo, hay que desenmascararlos y prevenir a los que en este momento pudieran estar pensando que estos individuos son de los nuestros, porque no lo son. Son comunistas ligados con militares gorilas.

VISITA A: www.lodicetodo.com
UNETE A: @lodicetodo
geron2ff@yahoo.com
geron2ff@hotmail.com