Asesinaron a colector a las puerta de su casa

Wall Street

En la carretera nacional de San Casimiro, a la altura del sector El Lorito, en la zona sur del estado Aragua, un sujeto aún desconocido por las autoridades policiales ultimó a un ciudadano que respondía al nombre de Edgard José Ochoa Martínez, de 27 años.

ultimado-en-san-casimiro

Según la denuncia, el crimen se escenificó el lunes a eso de las 10:30 de la noche. El hombre estaba en la casa acompañado de su pareja, y de pronto se acercó una persona, aparentemente conocida.

Le tocó la puerta y el individuo le respondió lo siguiente: “Te prendó la luz”, a lo que respondió su victimario: “Como quiera compinche”.

Al abrir la puerta para recibir la “misteriosa visita”, el delincuente desenfundó un arma de fuego efectuándole tres disparos a nivel del pecho y otro en la cara, provocándole la muerte de manera inmediata. Lo agarró de sorpresa.

Una vez que ejecutó el acto mortal, el homicida huyó del lugar saltando una pared y se internó hacia una zona boscosa, sitio por donde escapó de la comunidad.

La víctima, el mayor de seis hermanos, trabajaba como colector para la ruta que cubre entre San Casimiro y Cúa del estado Miranda. Todo apunta hacia una muerte por encargo o se trata de una venganza.

Para esclarecer las circunstancias de ese hecho, una comisión de la División de Homicidios se dirigió al sitio colectando las evidencias de interés criminalístico y tomando declaraciones de familiares.

EN SAN FRANCISCO

Como José David Pérez Osorio, de 20 años de edad, quedó identificado el joven muerto a tiros en la calle principal de la población de San Francisco de Asís del municipio Ezequiel Zamora del estado Aragua.

Los hechos ocurrieron este martes a las 10:00 de la mañana, cuando la víctima se desplazaba por la zona a pie. Los familiares ofrecieron pocos detalles del suceso al desconocer los pormenores del mismo.

Afirmaron que Pérez Osorio trabajaba como obrero y actualmente residía en el sector Guayabal. El caso está en procedo de investigación de parte de las autoridades del Cicpc.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo