8 Consejos infalibles para ser buena en la cama

Wall Street

Todas hemos tenido experiencias positivas y negativas en cuanto al sexo, y es que encajar al 100% con los gustos y fetiches de una pareja no es tarea fácil. Lo normal es que si hay confianza y complicidad con tu pareja, la experiencia sea positiva, pero a veces por inexperiencia o por los malditos complejos nos cuesta deshinibirnos y disfrutar todo lo que podríamos. Por eso, si quieres convertirte en toda una experta, hay varias cosas que puedes hacer para mejorar tu habilidad en la cama.

pareja-sexy

Entusiasmo, sentido del humor y ganas de tener relaciones sexuales es todo lo que necesitas para ser una amante 10. Es más que probable que tu pareja disfruta simplemente estando contigo y viéndote disfrutar, pero siempre se puede mejorar. Por ejemplo, ¿por qué no atreverse con estas posturas?

Si has empezado a salir con alguien debes aprender lo que le gusta y hacerle saber lo que te gusta a ti. ¡Cada persona es un mundo! En cualquier caso, te damos 10 consejos que gustarán a todos y que te permitirán mejorar entre las sábanas. ¡Sigue leyendo para saber todo lo que necesitas para ser buena en la cama!

1. Dile cuanto le deseas

No nos vamos a andar por las ramas. Hazle saber cuánto te excita y tu vida sexual mejorará sustancialmente. Nadie quiere tener sexo con alguien que parece que lo hace por obligación. Si te da la sensación de que tu chico lo piensa alguna vez, mírale con deseo y demuéstrale que te vuelve loca.

Los que dicen que es el hombre quien tiene dar siempre el primer paso no saben de lo que hablan. Pruébalo alguna vez: dile cuánto le deseas y toma el control. Podrás ver su reacción cuando tú llevas la iniciativa. ¡Sus ojos echarán fuego! Por ejemplo, prueba con alguna de estas posturas para alcanzar un orgasmo clitoriano… Cuanto más disfrutes tú, más lo hará él.

2. Ganas de experimentar

¿Sabes cuál es una de las principales razones por las que los hombres dicen que una mujer es mala en la cama? Todo se debe a una mala disposición a la hora de experimentar en el dormitorio.

No estamos diciendo que tengas que hacer lo que él quiera, cuando él quiera y como él quiera. Más bien nos referimos a mantener una actitud abierta. Enséñale en la cama que no tienes miedo de experimentar y que no lo vas a juzgar por lo que quiera hacer… ¡y tú igual! Es importante que tengáis una relación de respeto y confianza.

Cualquier vida sexual sana requiere hablar con tu pareja de las fantasías que tenéis y estar dispuesta a explorar nuevas cosas. Cuando te sugiera algo que no habéis probado antes no le digas que no inmediatamente, piénsatelo… ¡puede ser divertido! Por ejemplo, una de las grandes batallas en este sentido es el sexo anal. Si lo rechazas sistemáticamente piénsatelo dos veces la próxima vez, igual te gusta mucho más de lo que esperas.

3. No todo es sexo

Incluso en la cama, el sexo no lo es todo. Quizá sea la atracción principal, pero intenta mirar las cosas con perspectiva. ¡Hay mucho más!

Pasa tu mano por su pelo cuando haga algo bien, o agárrale del culo cuando estés muy excitada. ¡Seguro que le gusta! Una opción interesante es no pasar directamente a la acción (aunque muchos hombres querrán), sino tomarte un tiempo para calentar el ambiente y estar los dos muy excitados. ¡Después disfrutarás el doble!

En los pequeños detalles está la clave. Presta atención a todo su cuerpo, no acortes los preliminares más de la cuenta y tendrás una experiencia inolvidable. El ambiente que os rodea también es fundamental. Por ejemplo, prueba a encender un poco de incienso o unas velas aromáticas o utiliza una banda sonora adecuada. Estas canciones para hacer el amor son perfectas para ese momento.

4. No seas egoísta

La peor cualidad que puedes tener en el sexo es ser egoísta. ¡Evítalo! No dejes que haga él todo el trabajo, de igual manera que él no puede esperar que lo hagas tú todo. ¡Es cosa de dos!

Tienes que recordar en todo momento que sois dos personas involucradas, y que no es justo dejar que una se ocupe de todo. Pocas cosas odian más los chicos que ver que no te apetece, o que sólo piensas en tu propio placer. La tentación es grande pero recuerda, ¡es tan importante dar como recibir! Si los dos os implicáis e intentáis que el otro disfrute terminaréis consiguiendo unos orgasmos alucinantes. Esto no quita para que de vez en cuando podáis innovar y hacer cosas diferentes en las que uno tome el control como, ejem, ejem, estas…

5. Confía en ti misma

De verdad. Puede parecer algo secundario, pero es importantísimo: ten confianza en ti misma. ¡A los chicos les encanta! No te imaginas lo que le excita a un chico ver que te mueves con seguridad en la cama… ¡aunque sea mentira!

Incluso si no tienes demasiado claro cómo actuar alguna vez en la cama, tómatelo con sentido del humor. No te muestres insegura y haz que piense que sabes lo que haces. Créenos, una chica con confianza en sí misma es algo súper sexy. Otro consejo es que aprendas a disfrutar de ti misma, cuanto mejor te conozcas más sabrás disfrutar y hacer disfrutar en la cama. Estos juguetes pueden ser de gran ayuda.

6. Aprende a aceptar las críticas

Saber aceptar las críticas es una habilidad que te vendrá de maravilla en tu vida… ¡y también en la cama! Es muy difícil aceptar una crítica sin enfadarse o poner mala cara, pero es necesario hacer un esfuerzo.

A nadie le gusta que le digan lo que hace mal, pero a veces e la mejor opción. Es preferible cambiar a tiempo que enterarte a toro pasado… ¡así lo puedes cambiar! Tómatelo con filosofía y piensa que nadie es perfecto.

Tú también puedes hacer lo mismo: si tu pareja hace algo que no te gusta no te cortes en decírselo. La confianza es la base para cualquier relación sexual satisfactoria.

7. ¡Tómatelo con humor!

Tener sentido del humor y poder reírte aunque estés en una situación sexual es una ventaja fundamental.Cuanto antes lo aceptes, mejor: lo más probable es que en algún momento ocurra algo raro y hay que tomárselo con humor.

Puede que choquéis las cabezas o que os mordáis la lengua sin querer, o quizá suene un ruido extraño… ¡mil cosas! En cualquier caso, ocurrirá algo raro tarde o temprano, y mortificarse por ello no va a ayudar a nadie… ¡lo mejor es reírse! Si tu chico ve que puedes tomarte el sexo con humor disfrutará mucho más y podréis experimentar lo que queráis sin miedo a que resulte raro. Un motivo más para tener sentido del humor: reírse tensa los músculos de ahí abajo.

Y para que estas situaciones se produzcan, lo mejor es innovar y salir de la cama…

8. Déjate llevar

Si te estás conteniendo durante el sexo por cualquier motivo no estás disfrutando. ¡Es así de simple! Deja de pensar todo el rato en lo que estás haciendo y en la cara que se te pone mientras lo haces y disfruta. Es bastante probable que los orgasmos de los dos se resientan si te estás conteniendo… ¡así que no lo hagas!

No tengas miedo de poner caras raras ni de gritar si es lo que te sale de dentro. ¡Deja de preocuparte tanto por los vecinos y preocuparte por ti! ¡Fuera inhibiciones! Desde el momento en que te dejes llevar y disfrutes los dos disfrutaréis muchísimo más del sexo.

Ahora que has llegado hasta el final del artículo ya eres toda una experta. Pon en práctica todo lo que has aprendido durante estos minutos y verás cómo tu vida sexual mejora drásticamente. ¡A disfrutar!

 

fuente: enfemenino