Acelera su orgasmo durante el sexo oral con estos trucos

Wall Street

No es que tengamos algo en contra de dar sexo oral (asumiendo que ellos también lo hacen por ti), pero de repente requieren mucho tiempo. Y después de un par de minutos, la mandíbula nos empieza a doler, las manos se cansan y simplemente nos aburrimos. Además no lo hacemos por egoísmo, ¡a ellos también les conviene terminar antes! Así ellos se recuperan rápido y nosotras no estamos lo suficiente cansada como para otro round.

sexy

Eleva su excitación: Antes de dirigirte a su zona sur, tómate tu tiempo con el juego previo para excitarlo. Si está completamente flácido, tendrás que empezar desde cero, y en este caso depende enteramente de los gustos de tu pareja para saber qué le gusta más. Puede ser desde lencería sexy, hasta un striptease o un masaje erótico.

Dirígete a las joyas de la familia: Sus testículos son increíblemente sensibles, así que también deberías aprovecharlos. Muchas chicas se concentran en el glande, pero no saben de lo que se están perdiendo. Entre el glande y los testículos, podrías darle un break a tu mandíbula, sin mencionar que son fáciles de manipular .Juega con tu lengua.

Hazlo jugoso: Este es un error de principiantes, pero hay que tocarlo: ¿has visto porno? Porque, para el sexo oral, necesitas saliva, y para el manual más. Pero también soy mujer, así que sé que tal vez no te encanta la idea y por eso te recomiendo un lubricante de sabor, así no habrá problemas de fricción con tus manos, y podrás encargarte de sus testículos sin mayor problema.

Con las manos: En lugar de utilizar todo tu puño, usa tan sólo tu pulgar y dedo anular para rodear su miembro, mientras envuelves el resto con tu boca. El combo de manos con boca te ayudará a abarcar más superficie y, si se cansa tu mandíbula, podrás reemplazarla con las manos.

Ponle ruido: Entiendo, ¿cómo una mujer va a sentir placer mientras da sexo oral? No es posible, pero es lo que vieron los hombres en muchos años de porno, así que ni modo. A la hora de dar sexo oral, cuando puedas, haz uno que otro gemido o ruido de placer. Además de que la vibración intensificará el placer, él se prenderá aún más de escucharte. Y es fácil, ¿no? El chiste es no sonar tan falsa.

fuente: emedemujer