Familiares de los normalistas de Ayotzinapa marchan en Ciudad de México

CANAIMA

Este sábado, familiares de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos de Ayotzinapa marchan en Ciudad de México en protesta por la falta de información oficial y como recordatorio de este terrible hecho, ocurrido hace 15 meses.

Los organizadores han recalcado que su objetivo es llamar la atención de la población mexicana durante estas fiestas decembrinas, por lo cual instalarán un árbol de Navidad en honor a sus hijos ausentes.

Al respecto, el abogado Vidulfo Rosales aseveró que su “protesta será simbólica, de tipo religioso”, para concientizar a la sociedad sobre la necesidad de no olvidar a los 43 normalistas y exigirle al Gobierno que preside Enrique Peña Nieto, a través de la nueva Unidad de Investigación del caso Ayotzinpa, que “pueda hacer su trabajo”.

“No es fácil, pues la Unidad deberá investigar a policías federales, a elementos del Ejército mexicano, tendrá que investigar a la clase política de Guerrero y esta, es una clase política que tiene poderes fácticos y por ello se requiere de la fuerza política federal”, afirmó Rosales.

El pasado 30 de noviembre, la Procuraduría General de la República (PGR) mexicana informó sobre la conformación de la nueva Unidad de Investigación del caso Ayotzinapa, compuesta por ministerios públicos, médicos y policías ministeriales, que tiene la tarea de dilucidar sobre el hecho.

Los 43 desaparecieron el 26 de septiembre de 2014, cuando los estudiantes salieron a protestar y fueron interceptados por la policía de Iguala, en Guerrero. Tras estos episodios de violencia, 25 estudiantes resultaron heridos y 46 detenidos. De este último lote, tres fueron encontrados sin vida y de los 43 restantes aún se desconoce el paradero.

La versión manejada hasta la actualidad de la PGR, determinada a partir de testimonios de los presuntos implicados en el caso, apunta a que los jóvenes aprehendidos por la policía municipal fueron entregados a un grupo criminal conocido como los Guerreros Unidos. Presumen que este grupo violento asesinó a los estudiantes, quemó sus restos y los arrojó al río Cocula, aunque expertos señalan inconsistencias en esta versión.