Simón Calzadilla: aspectos económicos son prioridades para el pueblo y la nueva AN

“Lo importante de los resultados del 6D es el mandato de la mayoría del pueblo venezolano con más de 7 millones 700 mil personas cuya orientación y decisión fue respaldar una propuesta de cambio a la manera como se viene gobernando en el país, esa es la lectura que se debe hacer”, así lo consideró José Simón Calzadilla, diputado electo por el Circuito 4 del estado Aragua.

El también secretario general nacional de Avanzada Progresista, manifestó que más que una victoria electoral “este proceso fue una señal donde puede ganar toda la nación, en la que no hay perdedores, en la que están apostando a la unidad de todo un pueblo y la reconciliación de una nación, con la posibilidad de que todos podamos contribuir y ser tomados en cuenta para sacar este país adelante”.

Este panorama a su juicio sirvió para rechazar la política de la confrontación, la política de descalificación y la forma de hacer política para un solo partido en el que las instituciones no se ponen al servicio de una nación, sino al de una tolda política.

“Ese viraje en la decisión del pueblo puede permitir que frenemos la caída en el nivel de vida del venezolano, producto de una profunda crisis económica que ha derivado también en una crisis política y social que ha conducido a su vez al debilitamiento de las instituciones públicas y en la credibilidad del Ejecutivo nacional, no sólo en nuestro país sino a nivel internacional”, sostuvo.

RIESGOS LATENTES

El diputado electo manifestó que el peligro que se tiene en Venezuela es que se pueda producir un default económico, por el no pago de la deuda comercial desde el año pasado, es decir, el pago a los proveedores que enviaron bajo la promesa del Gobierno nacional de cancelarle esa deuda.

“Aquí Cadivi (Sicad-Simadi) autorizó a los importadores a realizar las compras. Estos importadores cancelaron los bolívares y una vez que entra la mercancía es chequeada y se entrega la certificación por el Seniat y a partir de allí el BCV tenía que liquidar esos dólares a los proveedores extranjeros. Cosa que no sucedió”, aseveró Calzadilla.

Agregó además que hay más de 27 mil millones de dólares que según el propio Ejecutivo tiene que cancelar el próximo año y si se le suman las importaciones que requiere la economía venezolana en alimento y otros bienes para su funcionamiento, se puede analizar entonces que esos dólares que van a ingresar el año que viene no alcanzarán.

“Tenemos unas reservas internacionales de 14 mil millones de dólares equivalentes a la que teníamos hace 14 años, con la diferencia que en ese entonces solo debíamos 30 mil millones de dólares y ahora debemos 300 mil millones de dólares.

Antes teníamos una deuda en bolívares que no superaba los 25 mil millones y ahora esa deuda en bolívares supera los 400 mil millones de bolívares. Además se produce un 40% menos de alimentos y otros bienes en el país, por lo cual se incrementa la necesidad de importación cuando se tiene menos dólares”, explicó el economista.

Añadió que inminentemente todo esto puede llevar el país a un colapso económico el año que viene. A que en enero, febrero y marzo se agudice la escasez de los alimentos y otros productos, que haya menos medicamentos, menos bienes y eso lo calificó como algo “sumamente grave”.

Ante este panorama consideró que el Ejecutivo nacional no ha entendido lo que pasó. “Siguen aferrados a ese modelo de confrontación y descalificación, comportándose al margen de la Constitución Nacional y las leyes, utilizando las instituciones como si fueran un patrimonio personal y no un patrimonio nacional, comportándose más como un monarca que como unos demócratas y eso es muy mala señal. Ojalá que en enero la situación cambie, pero entendemos que hay un debilitamiento sostenido del PSUV y la maquinaria del Gobierno”, agregó.

Argumenta que contrario a lo que han pretendido responsabilizar al sector opositor, sobre la crisis existente, señaló que eso es subestimar la inteligencia del venezolano, pues el pueblo sabe quienes están manejando los recursos del país y lo ha manejado los últimos 15 años.

“No me cabe la menor duda que en los últimos años el proceso político que encabezó el señor Chávez se perdió en el mundo de la corrupción, en el mundo de la visión de un solo partido que son cómplices entre ellos, y que para ocultar su fracaso y sus desviaciones es mejor era echarle la culpa a los demás. Señores, están gobernando los cuentadantes, los que administran, los que contrataron, todos fueron ellos (oficialistas)”.

En ese sentido, con el poder que le dio el pueblo con las dos terceras partes de los diputados, van a demostrar que “ese argumento de la guerra económica es la mentira más grande que se le ha podido decir al pueblo. Es una terrible excusa para ocultar su fracaso y que ni el imperio, ni el sector privado, ni la oposición tienen la culpa, sino más bien como todos los venezolanos somos víctimas de los desmanes de la administración pública central”.

PROPUESTAS

Calzadilla manifestó que una vez asuman revisarán y propondrán instrumentos legales que van por el orden social, económico y político.

Por supuesto, como economista se inclina por acciones como la reforma del articulado que regula al Banco Central de Venezuela como prioritaria, ya que apuntó que “no puede seguir siendo utilizado como una caja chica del Gobierno, con la cual se ha producido la inflación más alta del planeta, porque inclusive no les permiten publicar datos como el índice de inflación, el comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB). Tenemos que darle otra vez autonomía al BCV y eso comienza por la reforma de su ley”.

Cabe destacar que Calzadilla introdujo un anteproyecto mientras ocupaba un cargo de diputado en la AN en el año 2009. El mismo fue denominado Proyecto de Ley para la Divulgación y Transparencia de las Finanzas Públicas, el cual ya se está revisando y lo van a introducir en enero.

Además el nuevo parlamento va a exigir cuenta a todos los ministros, revisar el presupuesto y las variables. También cree pertinente auditar Pdvsa para ver qué sucede porque tiene más de 14 años estancada, ya que se dijo que se producirían diario 6 millones de barriles y se sigue en 2 millones 700 mil diarios, de los cuales hay que entregar cierta cantidad a los chinos.

NOHANNA MORILLO | elsiglo