Por venganza asesinaron a un inspector del Sebin

De disparos en la espalda y cara, al menos dos antisociales a bordo de un vehículo de color blanco, tipo taxi, de los que entregó recientemente el Gobierno nacional, según la descripción de los testigos, asesinaron a un inspector del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

inspector-sebin

El crimen ocurrió a eso de las 9:00 de la noche del domingo en la carretera nacional de El Mácaro, a la entrada de la urbanización Los Tamarindos, frente a la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UEPL).

Familiares de la víctima identificaron al hombre como Deivis Rafael Urbano Berríos, de 38 años de edad, quien estaba destacado en la ciudad de Caracas y residía en el sector La Mora del municipio Ribas.

Urbano dejó en la orfandad a cuatro hijos y en el año 2010, en comisión de servicios, fue director general de la Policía Municipal de Francisco Linares Alcántara (FLA).

Allí se mantuvo por espacio de un año aproximadamente y después fue removido del cargo, ya que el funcionario, según los propios policías, luchó por las mejoras socioeconómicas de los hombres y mujeres que salían a diario a combatir la delincuencia.

De nuevo volvió a la institución policial, donde ejercía sus funciones, siguiendo las políticas del Gobierno nacional.

Este domingo en la noche abordó su vehículo Chevrolet, modelo Épica, color azul y se trasladó a ese conjunto residencial a visitar a su señora madre. Iba acompañado de su esposa Andry Brocher, de 36 años de edad, quien trabaja como defensora pública en el Circuito Judicial del estado Aragua, y su hijo.

Cuando faltaba una cuadra para llegar a la casa, el sujeto que iba de copiloto en el taxi desde la ventana comenzó a atacar a su rival. Al menos nueve disparos hicieron blanco en el carro.

Uno de los balazos hizo blanco en la espalda y el segundo en el rostro, mientras que su compañera sentimental recibió un tiro rasante a nivel de los senos. Bañado en sangre y sacando fuerzas de voluntad, Deivis Urbano siguió su ruta hasta un centro clínico en Turmero.

En el trayecto su esposa le preguntó que si podía conducir, a lo que él respondió: “Claro, estoy bien”. Luego ayudó a inclinar el asiento donde iba su señora para que fuera tranquila, ya que ella también tenía una herida y botaba mucha sangre.

Minutos más tarde ingresó al referido centro asistencial, donde los facultativos de guardia le prestaron los primeros auxilios y luego lo refirieron a un centro de salud privado en Maracay, falleciendo a las 5:00 de la mañana. Le sobrevino un paro cardiaco.

Los parientes expresaron a los reporteros que al inspector se le inflamó demasiado la cara y al parecer se le trancó la respiración. Vale indicar que en la Morgue de Caña de Azúcar se observaron escenas de dolor, llanto y desesperación de toda su familia.

Asimismo, vale precisar que indagando los pormenores del suceso, se tuvo información de manera extraoficial que el móvil del crimen podría estar relacionado con una venganza. Deivis Rafael cuando estuvo en la dirección de la Policía Municipal detuvo a muchos delincuentes que causaron mal a la sociedad. Era un policía de calle.

Las investigaciones están en manos de los funcionarios de la División de Homicidios del estado Aragua, bajo la responsabilidad del comisario Gilbert Cruz, siguiendo las instrucciones de la comisario jefe Mercy Bracho. Los sabuesos analizan los videos y toman declaraciones de transeúntes. Además, investigarán “el misterioso vehículo blanco”.

elsiglo