Édgar Ramírez le enseña español a Jennifer Lawrence

El actor venezolano Edgar Ramírez, uno de los latinos con mayor proyección de Hollywood y coprotagonista junto a Jennifer Lawrence, Robert De Niro y Bradley Cooper en “Joy”, explicó en una entrevista que fue él quien enseñó a la oscarizada actriz a hablar español en la cinta de David O. Russell.

Jennifer-Lawrence-y-Edgar-Ramírez

El actor interpreta al aspirante a cantante Tonny Mirane y exmarido de la protagonista, una mujer hecha a sí misma que consiguió triunfar en los negocios gracias a su inventiva y capacidad para la venta y pese a tener todo en contra.

La historia, basada en hechos reales, podría ser una de las películas favoritas para los próximos premios Óscar, aunque al director de “Silver Linings Playbook” y “American Hustle” le han llovido peores críticas que con sus trabajos anteriores.

Ramírez afirmó que su personaje trata del “verdadero amor”, pues el exmarido, aspirante frustrado a cantante, deja sus sueños de un lado para apoyar a la madre de sus hijos.

“Creo que uno de los aspectos más bellos del amor y su incondicionalidad es justamente ayudar a que la persona que amas se convierta en la mejor versión de sí misma”, explicó.

Por otro lado, el actor, que reconoció estar estudiando algunos proyectos en España que todavía no quiere hacer públicos, dijo sentirse más respaldado por los suyos en su carrera a diferencia de la propia “Joy” de la película, a la que ponen piedras en el camino su padre y su madrastra, Robert De Niro e Isabella Rosselini.

Se trata de la segunda ocasión en la que Ramírez ha compartido pantalla con el protagonista de “Taxi Driver”, del que destaca su “generosidad”.

“Es un gran compañero de vida y trabajo. Te hace sentir como en una familia en los rodajes”, destacó.

El venezolano reconoció sentirse intimidado sin embargo por la “mirada de suegro” de De Niro en el filme, donde la tensión es una constante entre ambos personajes.

Ramírez también tiene buenas palabras sobre Lawrence, con la que vive en la gran pantalla una pasión inicial que termina en boda, primero, y divorcio, después, aunque tras la separación ambos siguen viviendo bajo el mismo techo por circunstancias de la vida.

En la película, la pareja intercambia varios diálogos en español con expresiones propias de Venezuela que el propio actor enseñó a Lawrence para dar verosimilitud a la historia.

“Tuve el privilegio de enseñarla. Fue buena estudiante. Creo que fue un acierto de O. Russell incluir las escenas en español siendo una pareja mixta”, relató.

Fuente: La Patilla